Resúmenes Cochrane

Evidencia fiable. Decisiones informadas. Mejor Salud.
Language:
Español

Intervenciones en el lugar de trabajo para empleados con dolor de cuello

Randi Wågø Aas, Hanne Tuntland, Kari Anne Holte, Cecilie Røe, Thomas Lund, Staffan Marklund, Anders Moller
Publicado en línea: 
13 abril 2011

Los estudios han revelado que los trastornos musculoesqueléticos son la causa más común de licencia por enfermedad y discapacidad en muchos países industrializados. El dolor de cuello es más común en la población general que lo comprobado anteriormente. Esta revisión Cochrane presenta lo que se conoce a partir de la investigación acerca del efecto de las intervenciones en el lugar de trabajo para los empleados con dolor de cuello que, en su mayor parte, no están clasificados como enfermos.

Se incluyeron en esta revisión 10 ensayos con 2745 participantes. Dos estudios se clasificaron como de bajo riesgo de sesgo. Las intervenciones en el lugar de trabajo comprendieron educación acerca del manejo del estrés, principios de ergonomía, anatomía, trastornos musculoesqueléticos y la importancia de la actividad física. Enseñaron “gimnasia para las pausas”, cómo usar una postura relajada en el trabajo, una posición adecuada, la importancia de las pausas de descanso, y estrategias para mejorar la relajación. Algunos estudios también incluyeron cómo modificar las tareas laborales, la carga laboral, las técnicas laborales, las posiciones en el trabajo y las horas de trabajo. Varios estudios sugirieron cómo hacer modificaciones y recomendaron alternativas para el mobiliario y el equipamiento existente en el lugar de trabajo.

La presente revisión encontró pruebas de calidad baja de que las personas que recibieron intervenciones en el lugar de trabajo no consiguieron más alivio del dolor que los que recibieron ninguna intervención. Se encontraron pruebas de calidad moderada (1 ensayo, 415 empleados) de que las intervenciones en el lugar de trabajo redujeron la licencia por enfermedad entre los empleados a los seis meses de seguimiento, pero no a los tres ni a los 12 meses de seguimiento. Este hecho podría deberse a que pocos participantes del estudio estaban clasificados como enfermos. Es muy probable que la investigación adicional tenga un impacto importante sobre nuestra confianza en la estimación del efecto y probablemente cambie la estimación tanto para el dolor como para el ausentismo por enfermedad.