Resúmenes Cochrane

Evidencia fiable. Decisiones informadas. Mejor Salud.
Language:
Español

Presión positiva al final de la expiración (PEEP) durante la anestesia para la prevención de la mortalidad y las complicaciones pulmonares posoperatorias

Georgina Imberger, David McIlroy, Nathan Leon Pace, Jørn Wetterslev, Jesper Brok, Ann Merete Møller
Publicado en línea: 
8 diciembre 2010

La presión positiva al final de la espiración (PEEP) es una técnica mecánica que a menudo se utiliza al ventilar a un paciente inconsciente. Dicha técnica incluye el agregado de una cantidad de presión en los pulmones al final de cada respiración. El proceso de ventilación del paciente causa un grado de desinsuflación en los pulmones; entre las respiraciones, los pulmones contienen menos aire que el habitual. Al agregar presión positiva en ese momento, se intenta reinsuflar las vías respiratorias. Se sabe que la PEEP puede mejorar la función respiratoria durante la anestesia general. Se desconoce si los pacientes que reciben PEEP tienen un riesgo menor de mortalidad posoperatoria o de complicaciones respiratorias, como neumonía. En esta revisión, se intentó evaluar los beneficios y los daños posoperatorios del uso de PEEP durante la anestesia general. Después de una búsqueda bibliográfica, se encontraron ocho ensayos clínicos aleatorios (ECAs) que incluyeron 330 pacientes. Cuatro ensayos informaron la mortalidad como una medida de resultado. Dichos datos fueron agrupados y no se encontró ninguna diferencia entre el grupo de pacientes que recibió PEEP y los que no la recibieron, pero debido al número pequeño de pacientes, y al hecho de que este resultado puede ser poco frecuente, dichos resultados no permitieron establecer una conclusión acerca del efecto de la PEEP en la mortalidad. Hubo dos hallazgos que indicaron algún beneficio de la PEEP. Primero, la oxigenación fue mejor durante el día siguiente a la intervención quirúrgica en el grupo de PEEP. Segundo, la imagen radiográfica mostró menos atelectasia (colapso en áreas del pulmón) luego de la intervención quirúrgica en el grupo de PEEP. Se realizaron cálculos para predecir cuántos pacientes más se necesitarían para poder establecer conclusiones fiables acerca de la aplicación de PEEP en relación a la mortalidad, que se estimó en 21 200. No hubo ninguna sugerencia de que la PEEP intraoperatoria cause algún daño a partir de los estudios hallados. Este hallazgo es alentador aunque, debido al número escaso, no es concluyente. Actualmente no existen pruebas suficientes para establecer conclusiones acerca de la forma en la que la PEEP intraoperatoria afecta la mortalidad y las complicaciones respiratorias posoperatorias.