Resúmenes Cochrane

Evidencia fiable. Decisiones informadas. Mejor Salud.
Language:
Español

Fármacos hemostáticos para el traumatismo craneoencefálico

Pablo Perel, Ian Roberts, Haleema Shakur, Bandit Thinkhamrop, Nakornchai Phuenpathom, Surakrant Yutthakasemsunt
Publicado en línea: 
20 enero 2010
Fármacos hemostáticos para el traumatismo craneoencefálico

Las lesiones (también llamadas traumatismos) constituyen una de las principales causas de muerte en los niños y los adultos jóvenes. El traumatismo craneoencefálico, como el que se produce por un golpe en la cabeza, es una causa frecuente de muerte en los pacientes con traumatismo que llegan vivos al hospital. Aproximadamente la mitad de los pacientes con traumatismo craneoencefálico presenta hemorragia cerebral en las primeras 48 horas del ingreso al hospital. Si se produce una hemorragia, la acumulación de sangre dentro del cráneo puede ejercer presión sobre el cerebro, lo cual puede ser mortal o dar lugar a discapacidad grave a largo plazo para el paciente. Por consiguiente, los fármacos que promueven la producción de coágulos o disminuyen la destrucción de los coágulos existentes (conocidos como fármacos hemostáticos) podrían reducir la hemorragia en el cerebro después de una lesión y de ese modo disminuir el riesgo de muerte o discapacidad.

Se buscaron ensayos clínicos aleatorios que consideraran la efectividad de los fármacos hemostáticos para reducir la mortalidad y la discapacidad en los pacientes con traumatismo craneoencefálico. Se encontraron dos estudios que evaluaron los efectos de un tipo de fármaco hemostático llamado factor VII activado recombinante. Se revisaron los datos presentados en los informes de estos ensayos. Ambos ensayos eran demasiado pequeños como para confirmar o refutar cualquier posible efecto clínico, de manera que no fue posible establecer conclusiones con respecto a la efectividad de los fármacos hemostáticos para los pacientes con traumatismo craneoencefálico. Se necesitan más ensayos para responder a esta pregunta. Los ensayos futuros deberían ser lo suficientemente amplios como para detectar los efectos clínicos posibles e importantes.