Resúmenes Cochrane

Evidencia fiable. Decisiones informadas. Mejor Salud.
Language:
Español

Masaje uterino para la prevención de la hemorragia posparto

G Justus Hofmeyr, Hany Abdel-Aleem, Mahmoud A Abdel-Aleem
Publicado en línea: 
1 julio 2013

El sangrado después del parto (hemorragia posparto) es la principal causa de muerte materna en África subsahariana y Egipto, y todavía es en gran parte prevenible. Las posibles causas de hemorragia intensa inmediatamente después del parto o en el transcurso de las 24 horas son la imposibilidad del útero para contraerse después del parto (atonía uterina), la placenta retenida, la rotura o inversión del útero y los desgarros cervicales, vaginales o perineales.

En los ámbitos de buenos recursos, la hemorragia se reduce con el tratamiento activo habitual de la expulsión de la placenta, llamada etapa expulsiva del trabajo de parto, mediante un fármaco para estimular la contracción del útero como la oxitocina. El masaje uterino después de la expulsión de la placenta también puede estimular la contracción del útero. El masaje incluye colocar una mano sobre el abdomen inferior de la paciente y estimular el útero mediante movimientos repetitivos de masaje o presión.

Esta revisión incluyó dos ensayos controlados que asignaron al azar a las pacientes a recibir masaje uterino o ningún masaje con tratamiento activo de la etapa expulsiva del trabajo de parto, que incluye el uso habitual de oxitocina.

En un ensayo que incluyó a 200 mujeres, el masaje uterino proporcionado cada diez minutos durante 60 minutos después de la expulsión de la placenta redujo eficazmente la pérdida de sangre y la necesidad de uterotónicos adicionales en cerca del 80%. La cantidad de pacientes que perdió más de 500 ml de sangre fue demasiado pequeña para una comparación significativa. Dos mujeres del grupo control y ninguna del grupo de masaje uterino necesitaron transfusiones de sangre.

El segundo ensayo incluyó a 1964 pacientes que se asignaron a recibir oxitocina, masaje uterino, o ambos, después del parto del recién nacido y antes de la expulsión de la placenta. No hubo un efecto beneficioso añadido del masaje uterino cuando se utilizó oxitocina.

Los resultados de esta revisión no son concluyentes. La calidad metodológica de los dos ensayos incluidos fue alta, pero es posible que hubiera diferencias en los procedimientos utilizados en los lugares de estudio. Las desventajas del masaje uterino incluyen el uso del tiempo del personal y el malestar ocasionado a las mujeres. Los hallazgos no deben cambiar la práctica recomendada. Es probable que cualquier reducción de la pérdida de sangre fuera limitada debido al uso de oxitocina en estos ensayos. El masaje uterino también puede haber aumentado la pérdida de sangre aparente al presionar la sangre retenida en el útero para expulsarla de la cavidad uterina. Se necesitan más ensayos, especialmente en ámbitos en los que los uterotónicos no están disponibles. El masaje uterino podría ser una intervención sencilla y de bajo costo si se demuestra que es efectiva.